fbpx

Fueron los mejores entre más de mil etiquetas nacionales según el informe 2022 de la prestigiosa publicación Robert Parker Wine Advocate. Cuáles son y cuánto cuestan.

Ya se va haciendo una costumbre y cada vez son más. El año próximo se cumplirá una década de la primera vez que un enólogo argentino -Marcelo Pelleriti- obtenía los afamados “100 puntos Parker”un sello que en este rubro es sinónimo de la más alta calidad y le abre puertas al producto al más competitivo mercado global de alta gama. 

Que en el informe 2022 de la prestigiosa publicación de Robert Parker The Wine Advocate no sea uno sino sino tres los vinos que alcanzaron la máxima puntuación habla de la evolución de la viticultura argentina en general. Son etiquetas que, además, vienen siendo reconocidas año tras año, también por otros críticos, lo que indica un trabajo sostenido a lo largo del tiempo.

Esta semana se publicó el reporte del español Luis Gutiérrez, encargado de catar los vinos de Sudamérica para The Wine Advocate, y entre los 1.185 que probó, sus elegidos como los mejores fueron tres tintos mendocinos: Gran Enemigo Single Vineyard Gualtallary 2019, de Bodega Aleanna; Per Se La Craie 2019, de Per Se; y Zuccardi Finca Piedra Infinita Supercal 2019, de Zuccardi Valle de Uco.

Gran Enemigo Single Vineyard Gualtallary 2019, uno de los vinos con 100 puntos Parker.

Cómo son y cuánto cuestan los tres vinos argentinos con 100 puntos Parker

Si bien, como mencionamos antes, Marcelo Pelleriti fue el primer enólogo argentino en obtener 100 puntos Parker con una de sus creaciones, lo logró con un vino francés. La tan ansiada calificación perfecta para los tintos nacionales galdakao mujer solteraque ahora repite la conquista.

“Piedra Infinita” en Paraje Altamira, Valle de Uco, frente a la majestuosa Cordillera de Los Andes. Foto Cecilia Profetico

Su Gran Enemigo Single Vineyard Gualtallary 2019 está elaborado con Cabernet Franc y Malbec de un viñedo único en Tupungato y su sutileza y austeridad cautivaron al crítico Gutiérrez recordándole aquella inolvidable añada 2013 que había “premiado” en 2018, según reseñó en su reporte.
“Tiene un gran equilibrio y un paso en boca sedoso, con taninos refinados y elegantes y un final largo y seco con una sensación calcárea y salada sin lugar al dulzor; se trata más de hierbas, flores y rocas que de cualquier otra cosa”, describió.
El lanzamiento del Gran Enemigo Single Vineyard Gualtallary 2019 está previsto para marzo con un valor de 100 dólares.

Zuccardi Finca Piedra Infinita Supercal 2019.

Por su parte, con Piedra Infinita Supercal 2019, el enólogo Sebastián Zuccardi, de Bodega Zuccardi, logra los 100 puntos Parker por tercera vez consecutiva, ya que también habían tenido esta distinción sus Malbec Piedra Infinita Paraje Altamira 2016 (https://www.newine.com.ar/citas-carcel-bellavista-por-internet/) y Piedra Infinita Gravascal 2018 (cartera hombre solo para tarjetas).

El Piedra Infinita Supercal 2019, también Malbec, proviene de una parcela específica de solo 0,78 hectáreas en Valle de Uco, y, según Gutiérrez, es un vino que “flota en la boca, con una calidad etérea, mostrando toda la influencia y potencia de su lugar de origen”.

Este vino aún no ha salido a la venta. Podría lanzarse recién el segundo o tercer trimestre del 2023. El precio todavía no está definido, pero como referencia, la añada actual (2018) se vende a $ 79.350.

Per Se La Craie 2019 obtuvo 100 puntos Parker.

Por último, el Per Se La Craie 2019 -una cofermentación de Malbec y Cabernet Franc- está elaborado por Per Se, una bodega que suena fuerte entre los críticos internacionales pero prácticamente desconocida por el gran público, ya que se trata de un pequeño proyecto de los enólogos David Bonomi y Edy Del Pópolo.

Edy del Popolo en Gualtallary donde están las uvas que dan origen a PerSe. Foto: Cecilia Profetico

Su producción a pequeña escala y con bajísimo perfil no les quita mérito si de calidad se trata. Así como su colega Tim Atkin se sacó el sombrero en 2021 frente otra de sus creaciones, el Uni del Bonnesant 2019, Gutiérrez le otorga 100 puntos por seguna vez consecutiva al La Craie (ya se los había dado a la añada 2018), declarando que se enamoró de este vino “ni bien puso su nariz en la copa”.

Este es el único de los tres vinos galardonados que no solo ya salió a la venta sino que quebró su stock antes de que se conociera su puntuación. Para marzo de este año, ya se había vendido el total de la producción -1.440 botellas- de la añada 2019, que cotizó a 300 dólares la unidad y se exportó a 15 países. 

Fuente: Clarín